Carta que remitió el Padre Segundo Llorente al padre de uno de los marineros desaparecidos en 1969. Entendemos y agradecemos el esfuerzo de investigación que le llevó y le dedicamos esta página en recuerdo de su gran labor en las tierras Alaskeñas. Fué diputado del Congreso de los EEUU por Alaska

Cordova,   Alaska,    Mayo 5 de 1969

Querido  P. Ríos; P.C,

Voy a responder a su carta por el paradero de ese español perdido en aguas japonesas.

 Un estudio detenido ha revelado lo siguiente. El 9 de Diciembre de 1964 salió de Vancouver el carguero de 10.000 toneladas ST Patrick que antes había sido petrolero con el nombre de Good Hope. Llevaba un cargamento de trigo y de piensos para ganado e iba destinado al Japón. La tripulación, unos 30, estaba formada por españoles. El 21 de Dic. Cerca de la isla Ulak, Alaska ( en la cadena de las islas aleutianas) el St. Patrick envió un mensaje SOS diciendo que el oleaje y vientos de 40 nudos les había encallar en un arrecife roqueño, día y que si no venían pronto con helicópteros perecerían todos. El primero en recoger el mensaje fue un barco japonés el Tatsuho Maru que salió a socorrer a los infortunados, pero debido a la niebla y el oleaje no logro localizar al St. Patrick. Un barco alaskano, el Tawakoni y tres aeroplanos anfibios se apresuraron también a socorrerlos. Al tercer día de búsqueda descubrieron al St. Patrick destrozado en las rocas envuelto en gran oleaje. El servicio alaskano de Guardacostas se movilizó para ver si había sobrevivientes. Cuando amainó el temporal tanto barcos como aviones rebuscaron todos los islotes comarcanos. En una playa descubrieron un ahogado  que tenia un reloj de pulsera y una medalla de San Cristóbal. Entre unos peñascos inaccesibles descubrieron dos cadáveres mas que no pudieron recobrar. La búsqueda siguió hasta el 28 Enero, 1965, en que se abandono definitivamente por estar seguros  de que no había sobrevivientes. El cadáver recobrado  , no identificado, fue llevado a Anchorage donde el padre Juan Marx , sacerdote católico le dio cristiana sepultura.

Los marineros hicieron un último esfuerzo para salvarse disparando un salvavidas atado a un cable que se internó 200 metros en las rocas; pero las olas,  al romper ,los barrió antes de que se pusieran a salvo. Jamás apareció por allí ningún buque ruso.

Este es el informe que acabo de recibir en fotocopias de las relaciones periodísticas que aparecieron aquellos días y que se conservan en los ficheros de Anchorage. Dígale al Sr. Ignacio Tejada, Mamariga, 61, Santurce que se resigne con lo inevitable y que de a su hijo José Ángel  por ahogado; pero que esas muertes acercan a Dios y que seguramente está en el cielo donde le veremos . Así sea.

Las islas Aleutianas se prolongan mar adentro hasta cerca del Japón y hay millares de islotes y arrecifes. El barco llevaba la ruta común y ordinaria, pero la tempestad de viento y oleaje le desvió forzosamente de la ruta y le hizo encallar. Allí, batido por las olas finalmente se desintegró. Es una región inhabitada y muy tormentosa que aquí llamamos THE CRADLE OF THE STORMS, o sea, la cuna de las tormentas.

Todo suyo in Domino      Segundo Llorente

 

 

VIDEO 25 min. Vida y Obra del

Padre Jesuita Segundo Llorente